El experimento de Milgram sobre obediencia a la autoridad

imageObediencia a la autoridad

Milgram, un psicólogo de la Universidad de Yale, estudió como reaccionamos ante la autoridad en los inicios de 1960. El experimento que ideó y que se desarrolló durante años consistió muy resumidamente en que un voluntario aplicaba falsas descargas eléctricas, que él creía reales, ante los fallos de un actor que simulaba ser un contable y que realizaba una tarea también ficticia. A pesar de que la máquina advertía del riesgo de determinadas intensidades de dichas descargas, muchos voluntarios acabaron aplicando las dosis más altas del castigo ante la presión de quien ejercía la autoridad y a pesar de las quejas y gritos del actor.

Las conclusiones del estudio no tienen desperdicio, por lo que las facilitamos tal como aparecen en:

ARTÍCULO

1) Cuando el sujeto obedece los dictados de la autoridad, su conciencia deja de funcionar.

2) Cuando el sujeto obedece órdenes, se produce una abdicación de la responsabilidad.

3) Los sujetos obedecen con mayor facilidad cuanto menos han contactado con la víctima y cuanto más lejos se hallan, físicamente, de la misma.

4) Los sujetos con personalidad autoritaria resultan más obedientes que los no autoritarios (clasificados así tras responder a un test de tendencias fascistas).

5) Cuanto más cerca (físicamente) está la autoridad, se obedece más fácilmente.

6) A mayor nivel de formación, menor intimidación produce la autoridad, por lo que se produce una disminución de la obediencia.

7) Mayor propensión a obedecer entre las personas que han pertenecido a las Fuerzas Armadas o instituciones similares, donde es importante la disciplina.

Estos experimentos explican lo peligroso de una autoridad no controlada como la que hemos vivido en algunos hitos históricos del siglo XX como los fascismos. El pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *