A mis pequeños héroes

woman-1445917_1920A MIS PEQUEÑOS HÉROES

Hoy se cumple el primer mes desde que presentamos el libro ¿Todo por la patria? tras cuatro años de investigación. Treinta días que han dado para mucho. Primero llegó Madrid, luego Cádiz, Jerez, Valencia, Bilbao, Salamanca y Sevilla. La cuenta de Twitter ya tiene más de 450 seguidores. Sólo un pequeño grano de arena frente a la historia de lucha de los pequeños héroes que he ido conociendo en los distintos viajes o de otras formas en este último mes. Todos tan diferentes, pero todos con dos cosas en común.

La primera estar dispuestos a hacer escuchar su voz a cualquier precio.

Y así me encontré con la guardia civil que se enfrentaba a una pena de cárcel por usar su propio chaleco antibalas. Y con su compañero con 14 expedientes disciplinarios, 13 resueltos a su favor y que vive un calvario que inevitablemente afectaré a su vida personal y familiar. Y a un militar que paga con su expulsión del ejército su intento de mejorarlo denunciando situaciones de corrupción. A la guardia civil que tuvo que dejar de amamantar a su bebé a causa de la incomprensión de sus superiores (como no, hombres). Y conocí la historia de cuatro mujeres de guardias civiles que pagan con el destierro su osadía por expresar su verdad frente a un juez. Una mujeres que defienden los casos de sus maridos a quien su régimen no les permite defenderse con las mínimas garantías. Y, sobre todo, a las asociaciones profesionales de guardias civiles. Pero no a todas, sólo a aquellas cuyos miembros sacrifican en muchos casos su vida personal y familiar, abandonando sus posiciones de comodidad para mejorar un cuerpo al que aún aman, pese a todo. Lo que les niega el presente, seguro que se los deparará el futuro. Cuando ese futuro llegue la sociedad estará en deuda con ellos.

La segunda cosa en común es ser ejemplos a seguir,,,

…por una sociedad aborregada demasiados años callada y convencida de una transición ejemplar que ahora no lo resulta tanto. No debemos permitir ningún reducto antidemocrático que permita a unos pocos someter a muchos a un silencio que sólo les beneficia a ellos. Quizás estos pequeños héroes y otros que por una razón u otra no nombro no tengan toda la razón. Pero el precio que pagan es claramente desproporcionado a su supuesto “pecado”.

Juntos han conseguido influir en mi firme propósito de parecerme cada día más a ellos. Nuestra sociedad, hoy sí, requiere de nuestro claro posicionamiento en temas que más tarde o más temprano nos afectarán a todos.

A todos os dedico el libro. Cuando alguien publica algo sus palabras dejan de pertenecerle para ser de quien las lee…

¡Gracias!

www.todoporlapatrialibro.es

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *