Resistencia a perder pivilegios…

“Previstos y diagnosticados a tiempo, un sistema de privilegios puede revertirse, tratarse, desburocratizarse, diluirse o normalizarse. Según transcurre el tiempo, el sistema de privilegios puede ser más difícil de someterse al cambio. La membresía que goza ventaja del sistema de privilegios (acceso a recursos, salarios elevados o sus prestaciones, impunidad respecto de sus acciones, etc.) percibirá en distintos momentos peligros, reales o meramente posibles, frente a acciones que puedan conducir a un posible cambio (desfavorable para su gusto, claro está) de sus privilegios, produciendo una resistencia al cambio”

Articulo completo

Luis Monterrosa Díaz

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *